Las comidas caseras en Atocha Madrid mientras esperamos el tren o si estamos por la zona son una excelente manera de descubrir la gastronomía típica de la capital de España. Uno de los bocados más típicos, ya que no se suele vender en ningún otro lugar, son los bocadillos de calamares a la romana. Este tipo de bocatas se sirven en cualquier bar de la localidad y son perfectos si tenemos prisa o poco tiempo con un poco de mayonesa o alioli para que no sean ahogadizos.

Si tenemos más tiempo y buscamos comidas caseras en Atocha Madrid, uno de los platos más tradicionales son los callos a la madrileña. Lo más importante de este plato no son los mismos callos sino la salsa por lo que se recomienda tener pan para poder mojar la misma, una verdadera delicia que junto con el cocido madrileño tiene el honor de considerarse el gran plato calórico de la ciudad.

Por supuesto, también son muy comunes los platos de casquería como los riñones al jerez o los zarajos de cordero. Las setas, por tener sierra cerca, también son habituales, tanto en revueltos como al ajillo. Otras opciones muy típicas son los pinchos de tortilla de patata o los huevos rotos que se pueden comer con diferentes ingredientes.

Si queremos probar la cocina tradicional de la ciudad de Madrid Casa Luciano es el restaurante ideal para hacerlo. Fundado en 1904 es uno de los restaurantes con más solera de la capital, a pesar de contar con precios muy económicos aptos para todos los bolsillos.