Si hay un producto típico en todos los bares de tapas y raciones en Madrid centro, ése es el bocadillo de calamares a la romana. Y es que algo tan sencillo y tan rico a la vez es todo un emblema en las barras de la capital. Mundialmente conocido, no se puede pasar por Madrid sin degustar un auténtico bocata de calamares.

Y, como todo plato delicioso, tiene sus trucos al cocinarlo y prepararlo para que los calamares queden en su punto, el sabor sea el correcto y el pan esté crujiente. Seguro que has pasado por muchos bares en los que el bocadillo de calamares no era lo que esperabas. Siguiendo unos pequeños trucos podrás prepararte tú mismo un auténtico y delicioso bocadillo de calamares.

Lo más importante que tienes que tener en cuenta es que el calamar sea fresco. Nunca compres anillas, aunque te parezca más cómodo, debes hacerlo con calamares enteros. En cualquiera de los bares de tapas y raciones de Madrid centro en que preguntes, te dirán que uno de los puntos más críticos para lograr el bocadillo perfecto es conseguir un buen rebozo para los calamares. Hay quien, además de harina, utiliza huevo, aunque los verdaderos puristas se limitan a utilizar una harina de la mejor calidad para lograr la fritura perfecta. Ya sólo nos queda freír los calamares en aceite de oliva muy caliente en cantidad suficiente para cubrirlos y, tras dejarlos un minuto en la sartén, los puedes sacar y escurrir para que suelten el aceite sobrante.

Finalmente sólo queda meter los calamares en un buen trozo de pan. En Casa Luciano nos gusta cuidar la calidad del pan, algo fundamental para que el bocadillo de calamares sea un auténtico éxito.