La gastronomía madrileña se caracteriza por algunos de los platos más singulares y curiosos que nos podemos encontrar en la cocina española. Y de todas las comidas caseras en Atocha, Madrid, destaca especialmente el cocido madrileño, posiblemente el mejor cocido que podemos comer a lo largo y ancho del estado español.

Este plato tiene sus orígenes en varios guisos que se realizaban en la región de Castilla con garbanzos y en los que se añadía distintos tipos de viandas para darles sabor y lograr mayor consistencia. La olla podrida castellana, un guiso cuyas primeras recetas datan del siglo XVI, es el auténtico precursor del cocido, que poco a poco se irá sofisticando hasta convertirse en la receta que conocemos hoy.

No es hasta comienzos del siglo XX que el cocido madrileño empieza a gozar de un cierto reconocimiento culinario por parte de la alta sociedad. Este popular plato siempre se había considerado vulgar, ya que tiene su origen en el pueblo llano y, gracias a su éxito, fue extendiendo su alcance hasta convertirse en un plato exquisito y de gran aceptación entre las altas esferas de la sociedad madrileña.

La receta es sencilla, aunque no es fácil hacer un buen cocido; hay que tener buenos ingredientes y saber captar el sabor de un plato histórico e icónico de una ciudad.

Las comidas caseras en Atocha, Madrid son una tradición, por ser un lugar de paso y encuentro de muchos visitantes a la capital, que buscan saciar su apetito con algún plato típico.

En Casa Luciano podrás probar los mejores platos típicos de Madrid en un ambiente acogedor y con un trato excelente.